Escrito por Redacción Categoría Club

Protagonistas

Con mucho retraso llega la sección de Protagonistas esta temporada a nuestra web. Pedir disculpas lo primero. Y lo segundo, presentaros a uno de los personajes que se nos quedaban en el tintero la temporada anterior, Óscar Roldán, preparador físico del Club. Por este motivo, la web no dudó en que su primer protagonista de la temporada 2016/17, tenía que ser él.

Durante varios (muchos) minutos tuve un papel en blanco sobre la mesa. Lo miraba, mientras preparaba otros aspectos de esta entrevista, y allí permanecía en el mismo sitio: blanco, rectangular, vacío...

Transcurrieron varios minutos más y, finalmente, perdí las esperanzas. Comprendí que nadie lo haría por mí. Tenía que escribir lo que están leyendo ahora mismo. Estas pocas palabras en las que he tratado con enorme dificultad de describir a una persona, que apenas conozco, y que por tanto me produce un gran pudor.

Pero de pronto comprendí, mirando la foto de la portada, que si tuviera que elegir una palabra para definirlo, esa sería sencillez. Pero no sencillez en el sentido de simplicidad, sencillez en el sentido de único, recio, directo, sin adornos ni artificios, porque a él no le hace falta mostrar cualidades porque son evidentes y naturales.



Ya ha llovido desde que Óscar llegó al Club de la mano de Jaime López. Poco a poco, los resultados de tu trabajo como preparador físico te han ido dando un papel importantísimo en el fútbol 11. ¿Cómo valoras tu experiencia a lo largo de estas seis temporadas?

Pues ha sido una etapa donde hemos podido aprender todos, ya que no solo aprenden los niños sino las personas que estamos con ellos. Han sido 6 años donde he podido aprender mucho a nivel deportivo y personal, de la mano de los niños y los entrenadores con los que he compartido campo. Esto es lo bueno del deporte en general, que uno debe estar constantemente dispuesto a aprender nuevos métodos, técnicas, tácticas, y un largo etcétera.

También me quiero acordar de Jaime y de Lillo, ya que junto a ellos todo ha sido muy fácil en estos años. Son gente maravillosa en lo deportivo y mejor aún en lo personal. Siempre en continuo diálogo para cubrir los déficit físicos de los equipos y funcionando como un verdadero equipo. Han sido 6 años muy positivos.

Los futbolistas tienen fama de poco sacrificados y la figura del preparador físico no es muy apreciada por ellos. ¿Qué haces para que nuestros chavales te reciban hasta con una sonrisa sabiendo lo que les espera?

Cierto es que el preparador físico puede ser visto como el que les da -caña- y también es cierto que dentro de las distintas categorías que tiene el fútbol base, la preparación física de los equipos es más importante conforme avanzan en edad.

Aun así, soy yo el primer sorprendido en ver que los niños quieren esforzarse para evolucionar como deportistas.

Creo que la clave es saber en todo momento cuando hay que trabajar duro, al 100% y cuándo tenemos que bajar la intensidad, bien porque el equipo esté en fase de descarga, post-partido, dependiendo también de la etapa de la temporada en la que estemos. Y por supuesto, hacer una buena labor psicológica para mantenerlos motivados.

Para que el trabajo físico sea productivo se han de desarrollar una serie de valores que a nuestros jugadores, también, les van a valer para la vida. ¿Cuáles crees que son más importantes?

A mi manera de entender la vida y el deporte en general, los valores que intento inculcar a los deportistas, entre otros muchos valores, son la disciplina, el respecto y la unión.

Disciplina para saber mantener una rutina de entrenamiento, ser esforzado en lo que hacemos, hacer caso a lo que me dicen, escuchar, asimilar y ejecutar las sesiones propuestas.

Respeto hacia sus compañeros, hacia el mister, hacia el rival, hacia sus padres. Si yo quiero que me respeten, primero tengo que respetar yo. Si me río de los fallos de mi compañero, de mi entrenador, esto puede minar su confianza y su rendimiento puede disminuir.

Unión porque en el fútbol se juega en equipo. Incluso los grandes deportistas de élite necesitan rodearse de otros jugadores. Solos no somos nadie. Necesitamos de los demás para lograr la victoria en el terreno de juego y en la vida.

¿Qué objetivos se plantea Óscar cuando en verano comienza a planificar la temporada que tiene por delante?

El objetivo principal en cuanto a los distintos equipos es que lleguen a final de temporada en condiciones óptimas de rendimiento.

Hacer una buena pretemporada como base para el resto de temporada.

Inculcar valores deportivo-sociales en los deportistas, y por supuesto disfrutar con lo que hacemos, tanto los chavales, los entrenadores y yo personalmente.

La pretemporada, ese momento tan difícil para empezar a rodar y tan temido por los futbolistas por el aburrido trabajo de resistencia. ¿Son conscientes los jugadores de la importancia de esas sesiones?

Creo que no son conscientes, pero para eso estamos el entrenador, los ayudantes y yo. Les hacemos ver que si en la pretemporada no hacemos los deberes, a medida que la temporada avance y sobre todo en la segunda vuelta se van a ir viendo las carencias que tiene el equipo.

Por eso, personalmente, les hago ver cómo terminaron la temporada anterior. Si el equipo terminó arriba, fuerte, tenemos que hacer el trabajo para volver a repetir las mismas sensaciones positivas. Si por el contrario, terminaran abajo les motivamos para trabajar duro para que eso no se repita también esta temporada.

En la mayoría de deportes la velocidad, tanto física como mental, se ha convertido en clave para el éxito. ¿Lo es también en el fútbol?

Por supuesto que sí. El jugador rápido de piernas y lento mentalmente tendrá mucho desgaste físico. Bajará, luchará el que más pero carece de visión para -ese pase- , ver el desmarque, etc. Por el contrario, le faltará esa -chispa- o intensidad que se necesita para hacer un cambio de ritmo, dirección, un pase en largo...

La unión de ambas cualidades son los tesoros que marcan la diferencia de un equipo, y gracias a Dios, en nuestro Club tenemos un buen número de jugadores y jugadoras que unen ambas cualidades.

Una buena preparación física permite a los futbolistas competir con menos riesgo de lesiones. En eso el desarrollo de la flexibilidad tiene mucho que ver. ¿Qué le diría Óscar a aquellos que se -escaquean- de los estiramientos después de un entrenamiento o un partido?

Es como si en una fábrica, después de un largo día de trabajo, pasamos las máquinas en seco. Muy posiblemente habrá piezas, engranajes o motores que sufran y se rompan. Igual pasa en el organismo. Después de un entrenamiento o partido duro, los músculos se encuentran rígidos, inflamados por el sobre esfuerzo que le hemos causado. A esta gente les diría que es muy importante dedicar un tiempo a estirar, para que los músculos se relajen y ganemos un mayor rango de flexibilidad. La flexibilidad unida a un buen trabajo de fuerza son claves en la prevención de lesiones deportivas y ambas partes las debemos incluir dentro de nuestras sesiones de entrenamiento.

A medida que crecen, nuestros jugadores consideran que están en forma cuando se van viendo más fuerte y musculados. ¿Crees que el trabajo de pesas es adecuado para un jugador en edad cadete o juvenil?

No es adecuado el trabajo de pesas en edades de crecimiento. No lo digo yo, lo dicen estudios sobre el tema. Lo ideal es trabajar utilizando, por ejemplo, un método llamado calistenia. Eso consiste en hacer ejercicios de fuerza utilizando el propio peso corporal. Así podemos trabajar tren inferior, superior y core, sin sobrecargar articulaciones, huesos y músculos.

El entrenamiento invisible es aquel que no se realiza en el césped. Óscar, ¿cómo convencemos a nuestros futbolistas de que una dieta adecuada y descansar bien es fundamental?

Como se suele decir -nadie escarmienta en cabeza ajena- . No son pocas las ocasiones en las que les decimos que deben alimentarse bien, dejar de venir a los entrenamientos comiendo patatas fritas (como algún Juvenil tiene por costumbre), bollería, refrescos o bebidas estimulantes. Lo bueno es que cuando comenzamos los entrenamientos o llegan los partidos se sienten cansados, con pocas fuerzas, desanimados, con -flato- . En ese momento aprovechamos la ocasión para que tomen conciencia de una buena alimentación y un buen descanso. Igual de importante es entrenar fuerte como nutrirse y reposar bien.

Óscar, ¿quién crees que tiene más opciones de jugar a un mayor nivel, el jugador con talento sin físico, o el que no tiene talento pero si una buena preparación física?

Antes he respondido a una pregunta similar, y en fútbol se necesita una dosis de ambas cosas. El jugador sin ninguna de las dos cualidades va a sufrir mucho dentro de un terreno de juego, puesto que le va a faltar la -visión- y la intensidad que se requiere.



Hasta aquí el Óscar Roldán preparador físico. Ahora vamos a conocerlo un poquito mejor con 20 preguntas cortas más personales.

¿Cuál es tu palabra favorita?

Papá. Solo mis hijos me pueden llamar así.

Si solo pudieras tener un hobbie, ¿cuál sería?

Hacer deporte.

¿Qué superpoder te gustaría tener?

Sanar cualquier tipo de enfermedad.

¿Cómo te describirías en tres adjetivos

Divertido, activo y cariñoso.

¿Dónde serían tus vacaciones ideales?

Me encantaría el Camino Francés del Camino de Santiago alguna vez en la vida.

¿Qué tres cosas valoras más en una persona?

Transparencia, alegría y la energía que desprende.

¿Cuál es la cualidad que aprecias más de tu género y del contrario?

Del hombre quizás su fuerza y de la mujer indudablemente el gran esfuerzo que hacen cuando hacen maratones de compras sin sufrir lesión alguna.

Si pudieras aprender a hacer algo nuevo ¿qué elegirías?

Cocinar. Se me da fatal.

¿Cuál es el último libro que has leído?

Comer y correr.

¿Cuál es tu refrán favorito?

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.

¿Cuál sería tu sologan?

La vida no se elige, se vive.

¿Cuál es el mejor regalo que te han hecho en tu vida?

Mi mujer Irene y mis dos hijos, Elías y Rebeca.

¿Qué es lo que más echas de menos de ser un niño?

Jugar, correr, vivir sin preocupaciones.

¿Cuál es la cosa que no harías por nada del mundo?

A no ser que me vaya la vida en ello, no mataría.

¿Y lo que no cambiarías por nada del mundo?

Mi familia.

Si tuvieras que transformarte en algún personaje famoso, ¿quién sería y por qué?

En Jesús. A mi modo de entender la vida, fue una persona que cambió la historia de la humanidad y la vida de millones de personas.

Si apareciera el genio de la lámpara y pudieras pedirle un talento, ¿cuál sería?

Sabiduría.

Si pudieras viajar en el tiempo, ¿qué época o momento histórico elegirías?

Me encanta todo tipo de películas medievales y vikingas. Así que esa época.

A quién o a quiénes sentarías frente a ti en la cena de tus sueños?

A aquellas personas que hayan dedicado algún momento de su vida a escucharme, llorar conmigo y aconsejarme para ser mejor persona.

Un sueño que te gustaría hacer realidad...

El que estoy viviendo ahora mismo, que es trabajar en mi verdadera pasión, el deporte, y poder ayudar a la gente a cumplir sus sueños deportivos.


Gracias Óscar.


Déjanos tu comentario

Iniciar Sesión

  Registrarse